California, un ejemplo a seguir en energía verde

California está generando tanta energía solar que le está pagando a otros estados para que la aprovechen

Una inversión masiva junto con la caída de precios ha creado una tormenta renovable perfecta en California. California quizás quiera considerar el cambiar su sobrenombre a “Solar State” en lugar de “Golden State”.

Según una reciente publicación en el Los Angeles Times, del boom solar de California está creciendo tan rápido y con tal intensidad que los reguladores de servicios públicos con frecuencia se ven en la necesidad de pagarles a los estados vecinos para que absorban el excedente de producción.

Las fuerzas detrás de este desconcertante problema se deben en gran parte a la caída del costo de la energía solar, los principales actores energéticos del estado, y al esfuerzo por encontrar la mejor forma para incorporar una fuente de energía limpia que se ha vuelto cada vez más descentralizada en la red eléctrica.

Producción Solar en California

El problema no es la energía renovable, el problema es la política de energía renovable del estado,” dijo Gary Ackerman, presidente del Western Power Trading Forum, una asociación de productores de energía independientes, al LA Times. “Estamos restringiendo la energía renovable en los meses del verano. En primavera, tenemos que pagarle a la gente para que la tomen.”

Desde 2010, la producción solar en California proveniente de servicios públicos ha aumentado de un escaso .05 por ciento en 2010 a más del 10 por ciento en la actualidad. Combinado con un dramático aumento en las instalaciones de techo en hogares y negocios en todo el estado, llegando a más de 5 GW, y usted tiene un estado que contiene la mitad de la capacidad de generación de energía solar de la nación.

Es bueno tener este problema (pero es un problema)

Se ha demostrado que ajustar esta aportación de energía limpia en un sistema de servicios públicos dominado por centrales eléctricas de gas natural (normalmente más de la mitad de la generación eléctrica estatal) y otras fuentes tales como hidroeléctricas, eólicas y geotermales es complicado. Demasiada electricidad inundando la red eléctrica cuando la demanda es baja puede sobrecargar las líneas de transmisión y provocar apagones. Para compensar esto, California tiene que descargar su exceso en estados vecinos como Nevada y Arizona.

“La superabundancia hace que los precios caigan, incluso por debajo de cero,” explica Ivan Penn para el LA Times. “Eso es porque Arizona tiene que restringir sus propias fuentes de electricidad para tomar la energía de California cuando realmente no la necesita, lo cual puede costar dinero. Entonces Arizona usará energía de California en ocasiones como esta solo si tiene un incentivo económico – lo cual significa que le pagarán.”

Para el primer trimestre de 2017, California gastó millones pagándole al sistema de servicios públicos de Arizona para que tomara su exceso de energía solar. Solo en marzo, hubo 14 días cuando el estado exportó su producción solar, incluyendo un lapso récord el 11 de marzo del cual el 40 por ciento de la electricidad del estado provino de generación solar a escala de servicios públicos. Aunque este llamado “precio negativo” se reduce durante los meses de verano cuando la demanda del consumidor de electricidad aumenta en más de la mitad, Penn indica que la tendencia de pago solo aumentará en los próximos años a medida que más proyectos solares estén en línea.

La solución más inmediata para los servicios públicos que luchan con el impacto de la energía solar es limitar la producción. Es mucho más fácil reducir un servicio público solar que poner en marcha y detener una planta de gas natural.

“Es un interesante y creciente dolor de nuestra cada vez más grande red eléctrica verde,” Shannon Eddy de la Asociación de Energía Solar a Gran Escala  le dijo a GreenTechMedia.” Estamos restringiendo el recurso más limpio y más nuevo en la red eléctrica, y abandonando los más de 2,000 megavatios de mayormente importaciones fósiles y gas estatal.”

Sin embargo, a diferencia de las centrales eléctricas tradicionales, los servicios públicos no tienen control sobre los cientos de miles de proyectos instalados en el techo distribuidos en todo el estado. Estos sistemas privados continuarán inundando la red eléctrica con energía limpia, sin importar cómo los principales actores reorganicen esta situación.

La respuesta radica en el almacenamiento

Una solución que se beneficia de la entusiasta acogida de California a la energía solar es la naciente industria del almacenamiento de energía. En 2013, y de nuevo en 2016, el estado aprobó una ley que exige a los servicios públicos propiedad de tres inversionistas del estado a conseguir aproximadamente 2,000 megavatios (MW) de almacenamiento de energía para 2024. Además, California también ha reservado casi 500 millones en incentivos para implementación privada de almacenamiento, tal como los propietarios interesados en el sistema de batería Tesla PowerWall.

“Tenía expectativas relativamente limitadas para la industria de las baterías antes del 2020,” le dijo al NY Times Michael J. Picker, presidente de la Comisión de Servicios Públicos de California. “Pensé que antes de un tiempo realmente no aceleraría y empezaría a penetrar la red eléctrica o el mundo del transporte. De nuevo, la tecnología claramente se está moviendo más rápido de lo que podemos regular.”

Solo en los últimos seis meses, California ha añadido 77 MW de capacidad de almacenamiento de batería, incluyendo una granja de 20 MW al este de Los Angeles que fue instalada por Tesla en tan solo tres meses.

Al usar el almacenamiento de energía para cargar el cambio de energía solar, particularmente para uso nocturno, California espera convertir su problema de excedente en un activo que consolidará aún más su posición como líder en energía renovable. El estado es tan optimista al respecto de sus crecientes inversiones en energía solar y eólica, que recientemente se introdujo una nueva ley estableciendo un objetivo de 100 por ciento de energía eléctrica proveniente de fuentes de energía renovable para finales de 2045.

“La experiencia de California en la última década ofrece una fuerte evidencia de que podemos expandir dramáticamente la energía limpia al mismo tiempo que hacemos crecer nuestra economía y ponemos a la gente a trabajar,” declaró en mayo el Senador del estado de California Kevin de León (D), quién presentó la propuesta de ley. “Esta medida asegurará que California continúe siendo la superpotencia mundial en energía limpia y que dirijamos la nación en el enfrentamiento contra la amenaza del cambio climático.”

CONTACTANOS

Dejá tu mensaje y te responderemos lo antes posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?